Limpiar las vajillas de leche

¿Qué hacer? > Procesamiento de leche > Limpiar las vajillas de leche

Fregaderos en la quesería, a la izquierda agua caliente con un alcalino, a la derecha agua fría, está siendo lavado el plástico para tapar el queso durante el prensado

Cuando trabajamos con leche, la higiene es de suma importancia. Por lo tanto hay unas reglas cómo se deberían limpiar las vajillas de leche.

Por lo menos las vajillas de ordeñar y de la quesería las hay que lavar con agua caliente (más de 60 ºC, es aconsejable llevar guantes de goma) con un alcalino o un ácido. Es aconsejable tener dos cepillos fáciles de distinguir, uno para el entorno de higiene (quesería, interior de los dispositivos de ordeñar), otro para el entorno sucio (exterior de los dispositivos de ordeñar que tienen contacto con el estiércol). En el procesamiento de leche profesional se suele lavar con un alcalino y una a tres veces a la semana con un ácido.

Limpiando la tapa del tanque de leche

Después es importante lavar bien con agua fría. Los objetos tienen que ser guardados al frío porque el calor fomentaría el crecimiento de bacterias incontrolables. Lo mejor es que el agua salga directamente del grifo sin ninguna manguera ya que las mangueras pueden dar lugar a un crecimiento de bacterias (sobre todo bacterias coli).

Moldes de queso en el baño ácido

En el área de higiene no se pueden usar trapos de secar pues cogen gérmenes.

Los moldes de queso después del lavado pueden ser puestos en un baño ácido (a temperatura ambiente). El ácido evita los depósitos de restos de leche. Después, por supuesto, hay que limpiar bien los moldes con agua fría.

El agua de limpieza saliendo del tanque de leche

Lavar con agua fría antes de lavar bien con agua caliente no es necesario, se hace cuando uno no tiene el tiempo para la limpieza en el instante. Los tubos de leche de las máquinas de ordeñar no pueden ser limpiados en frío antes de la limpieza con calor porque perderían temperatura lo que impediría la limpieza.

Para las calderas de queso de cobre existe un polvo especial. Solo se limpian en frío. Después se limpia con agua fría hasta quitarse todo el polvo.

Tablas de queso puestas para la limpieza, la izquierda limpiada ya, la derecha por limpiar

Las tablas de queso se pueden limpiar con un ácido (que puede ser un lavavajillas). Después, otra vez, es imprescindible limpiar con mera agua fría. Otra opción es limpiar las tablas con una hidrolimpiadora.

Los guantes de goma los hay que colgar boca abajo para que no se estanque agua en ellos

Comments are closed.