Macrobiótica

Wakame seco

– Papá, ¿qué significa macrobiótica?

– La macrobiótica es una alergia contra los productos que no tengan tradición en Asia oriental.

– ¿Existe solo en Asia oriental?

– No, también existe en Europa y América.

– ¿Y qué importan aquí las tradiciones de Asia oriental?

– A una persona feliz no le importan. Pero si alguien no se lleva bien con su entorno y busca una justificación, le hace bien soñar con una humanidad mejor en otra región del planeta.

– ¿Y por qué esa gente no se muda a Asia oriental?

– Porque allí perdería su sueño y tendría que buscar otra justificación de sus problemas sociales.

Bueno, este diálogo puede estar exagerado para muchos macrobióticos. Pero con el acento que pone la macrobiótica en algas japonesas, arroz y soja y con su lucha despiadada contra los lácteos, puede resultar difícil alimentarse bien con muchos productos locales. Y así en el autoabastecimiento esa doctrina ser un obstáculo.

Si se transfiere la macrobiótica fuera de su área nativa a Europa, pasa que se toma más bien según la palabra que no según el alma: El respeto que la macrobiótica en Japón muestra por las tradiciones japonesas, a veces se muestra en Europa tan solo por las tradiciones japonesas y no por las locales. Así salen argumentos tan absurdos como que en una región de gran tradición lechera hay que dejar de consumir lácteos porque en Japón no tienen tradición. Y se comen muchas algas marinas tan solo porque tienen tradición en Japón, y preferiblemente algas japonesas (wakame, kombu…) y no tanto las algas locales, lo que, en principio, va en contra de la pretensión macrobiótica de preferir productos locales. También se sugieren productos de soja como la llamada «leche» de soja, obviamente sin saber que ese producto no tiene tradición en Japón y probablemente no es tan saludable como los productos fermentados de soja, originalmente incluidos en esta doctrina. Así, más bien que una doctrina de alimentación, para alguna gente, es una glorificación exótica de tradiciones ajenas, resultando de problemas con las tradiciones locales. No es de extrañar que una macrobiótica interpretada de esa manera pueda producir bastantes deficiencias en algunos nutrientes.

Es más honesto adaptar las enseñanzas de la macrobiótica a las condiciones y tradiciones locales.

En el caso de ciertas enfermedades (como el cáncer y la esclerosis múltiple) el acento que pone la macrobiótica en los cereales, puede ser peligroso.

Comments are closed.