Acción antibiótica

¿Qué hacer? > Medicina casera > Propiedades > Acción antibiótica

Los antibióticos son remedios que actúan sobre determinados microorganismos, ya sea disminuyendo su número o eliminándolos.

Entre esas plantas figuran la capuchina, el ajo, la cebolla, la enula campana, la cerraja, la drósera y el eucaliptus. También el propóleo tiene acción antibiótica.

Antibióticos usados en gran estilo incluyen la penicilina que es de origen de hongos del género Penicillium.

Nunca hay que exagerar el uso de este recurso. El uso preventivo de antibióticos puede ser aconsejable en el caso de una epidemia. En otros casos, ¡nunca jamás! Pues cuanto más se usan, más resistencia desarrollan los patógenos. Y luego, cuando se necesita un antibiótico ya no tiene efecto. Esto no es tan dramático con los antibióticos generales de las plantas, mucho más con los antibióticos específicos de los hongos.

También hay que tomar en cuenta que los antibióticos matan no solo las bacterias dañinas sino también las probióticas. Así, terminado un tratamiento de antibióticos es recomendable comer y beber productos con bacterias probióticas como el yogur o el chucrut para restablecer la flora intestinal.

Últimamente hay mucha polémica sobre un antibiótico sintético, el sulfito sódico. En publicaciones sensacionalistas se suele llamar «MMS», siglas de la denominación inglesa «miracle mineral solution», es decir, «solución milagrosa de minerales». Es la misma sustancia que se usa para desinfectar las piscinas. Aunque por su toxicidad es eficaz contra algunas bacterias, la promoción de este antibiótico suele ser conectada con cierta ideología política, muy a menudo de ultraderecha. Y lo más extraño es que la misma gente que rechaza los antibióticos naturales como la penicilina, usa este antibiótico sintético sin muchas precauciones.

Comments are closed.