Dolor

¿Qué hacer? > Medicina casera > Síntomas > Dolor

El dolor puede ser desagradable pero no suele ser el mismo problema. A veces es tan fuerte que hay que tomar algo para calmarlo. En algún caso puede ser importante calmarlo para evitar problemas graves, como en el caso de una fractura de una costilla, el dolor puede resultar en una respiración demasiado floja y luego en una neumonía.

En otros casos el dolor puede ser un indicador, así mejor no quitarlo. Por ejemplo después de una operación nos ayuda a sentir qué movimientos evitar.

Algunos remedios que se usan de analgésicos para calmar el dolor, son la corteza del peral, la resina de cañaheja, la resina de las yemas de álamo, el látex de celidonia (¡cuidado!), la flor de heno. Hay que aplicar estos remedios sobre la zona afectada pero nunca en heridas abiertas.

El óregano en uso tópico es cicatrizante y analgésico, así se puede poner incluso en una herida abierta.

Comments are closed.