Ricotta

¿Qué hacer? > Lácteos > Ricotta

Ricotta a base de leche de cabra

La ricotta es un queso fresco. Requiere mucho menos trabajo y conocimientos que un queso madurado.

Hay dos tipos de ricotta con composición diferente: se puede hacer a partir de leche o a partir de suero de leche.

La ricotta de leche se hace calentando la leche hasta poco más de 90 °C y vertiendo un ácido dentro. Puede ser vinagre o zumo de limón, por ejemplo. También se usa suero de leche que se ha puesto agrio. En vez de remover la leche después es recomendable verter el ácido desde una altura de 50 cm para que se mezcle bien. Luego se saca la cuajada, puede ser con un cucharón con agujeros. Se pone en un colador o un escurridor o un trapo para que salga el suero que quede.

La ricotta de leche lleva todas las proteínas de la leche.

Produciendo ricotta a partir del suero de leche de vaca

La ricotta de suero de leche se produce casi igual pero con el suero que sobra de la producción de queso. Lleva solo las proteínas séricas. Así el rendimiento es mucho menor. Del suero de leche de cabra se puede hacer ricotta sin añadir un ácido, tan solo calentándolo.

La ricotta se puede comer tal cual, también se puede freír, se puede dejar macerar en aceite.

Ricotta siendo frita en la sartén

Ya que la ricotta no tiene sabor intenso, se puede preparar de muchas maneras, dulce o salada. Una especialidad del cantón Glarus (Suiza) es el Schabziger, se mezcla la ricotta con semillas molidas de alholva azul.

 

Comments are closed.