Patata

Patata (papa, patatera; Solanum tuberosum; Solanaceae)

La patata es una hierba perenne con tubérculos, originaria de los Andes, donde hay muchas especies parecidas, también con tubérculos comestibles, desconocidas fuera de su zona de origen.

Los tubérculos (las patatas) son un alimento básico por grandes zonas de la Tierra, rico en fécula (almidón). Se comen cocidos o fritos.

La patata es muy nutritiva; por la composición de aminoácidos se complementa bien con huevos. Si la piel no está tratada con químicos, es comestible, no hace falta quitarla aunque a menudo se hace.

Además tiene usos medicinales. En el uso interno no se usa mucho por las propiedades, más que nada por el valor nutricional. En uso externo se pueden poner sobre la piel.

También hay usos técnicos que no voy a describir aquí de momento. Algún día a lo mejor cuando tenga experiencia.

Para cultivar patatas uno pone tubérculos en el suelo, debe de ser un suelo blando. Bueno es prepararlo en lineas con tierra amontonada. Lo normal es que uno toma patatas que se venden especialmente para ser puestas en el suelo, se suelen llamar “semillas” aunque por supuesto no son verdaderas semillas en la acepción botánica de la palabra. Se ponen en poca profundidad y cerca del abono.

Uno puede tomar patatas de producción propia pero a los pocos años se vuelven susceptibles a enfermedades. Es importante elegir patatas sin enfermedades. Mejor se ponen tan solo pequeñas partes de las patatas, cada una con una yema, es decir, un sitio donde se puede desarrollar un germen. Alrededor del ojo se corta un trozo cónico que sirve de semilla. Siempre es bueno exponer las patatas para sembrar a algo de luz que se pongan verdes antes de plantarlas.

Fitoquímica:

Almidón, vitamina Calcaloide solanina.

2% proteínas, 0,1% grasas, 14% almidón.

Propiedades:

Se usa contra gastritis, estreñimiento, también contra depresiones.

Por su contenido en vitamina C es gracias a la patata que hoy en día ya no hay prácticamente escorbuto.

Además tiene acción vasodilatadora.

Por su acción diurética, la patata se emplea contra reumatismo y prostatitis.

En uso externo es emoliente y se emplea para eccemas, quemaduras, sabañones, ampollas, dolores de articulaciones.

En el caso de celiaquía u otro problema con el gluten, la harina de patata puede ser parte de una dieta sin gluten.

Preparaciones y usos:

Tubérculos cocidos o fritos en multitud de platos como ensaladas y tortillas. Se pueden comer con la piel que es lo que más tiene vitaminas.

Por la composición de proteínas se complementa bien con huevos, por eso la tortilla de patata es recomendable.

Tubérculo crudo en forma de cataplasma sobre quemaduras.

Tubérculo cocido como cataplasma sobre articulaciones dolorosas.

Jugo de la planta cruda, sobre todo para el uso externo.

Harina de tubérculos cocidos, también como parte de una dieta sin gluten.

Patatas fritas con cebollas

Contraindicaciones y advertencias:

Todas las partes verdes de la planta llevan el alcaloide solanina y son venenosas, aquí se incluyen los brotes de patatas germinadas y los tubérculos que se han puesto verdes en la luz.

Los tubérculos crudos también son venenosos, sólo se deben consumir en pequeña dosis.

Nombres en otros idiomas:

(cat., it.) patata, (gal.) pataca, pataqueiro, castaña da terra, (aranés) trufa, (eusk.) lursagarra, (pt.) batata, (fr.) patate, pomme de terre, (in.) potato, (al.) Kartoffel, Erdapfel, (ru.) картофель

Comments are closed.