Ordeñar

Ordeñando una cabra

La teoría de ordeñar es relativamente fácil, pero hay que aprenderlo en práctica.

Antes de ser ordeñada, la cabra, vaca, oveja, yegua o lo que sea, tiene que parir. En los primeros días después del parto, da leche de una composición especial, el calostro, que no se suele usar para el consumo humano.

Por lo general se ordeña dos veces al día, cada día más o menos a la misma hora. Cuando una cabra u oveja está con cría y la amamanta, puede bastar con ordeñarla una vez al día, pero conviene ordeñarla regularmente que no reduzca la producción de leche y, sobre todo si es joven, que se acostumbre al proceso.

Ordeñando una vaca con máquina

Empezamos con las manos limpias y secas. Antes de ordeñar hay que darle un masaje a la ubre de vaca para que la leche baje. Al mismo tiempo se limpia la ubre en seco, por ejemplo con lana de madera. La ubre de cabra no requiere masaje pero también tiene que estar limpia.

Después se comienza a ordeñar. Con los dedos índices se cierra la parte superior de la teta como un saco de pastelería, y con los demás dedos se aprieta la leche hacia abajo donde se recoge en un recipiente, por lo general un cubo. O apretando uno tira abajo los dedos para sacar la leche.

Desinfectante para las tetas después de ordeñar

Si ordeñamos vacas tenemos que cambiar de vez en cuando entre las tetas de delante y las de detrás que tienen cuatro. Las cabras, ovejas y yeguas tienen sólo dos. Al final hay que dar otro masaje hasta que ya no llegue más leche en las tetas.

Más fácil es ordeñar con máquina, una ordeñadora. Si vale la pena tener una, depende de la cantidad. No vamos a ordeñar 20 vacas a mano, a no ser que estemos muy acostumbrados a ese trabajo. Para una o dos vacas por lo general no merece la pena usar una ordeñadora, tampoco para diez cabras. Pero en práctica depende de la forma de las tetas y de nuestra experiencia. Si las tetas son muy cortas, puede ser un auténtico desafío ordeñarlas a mano.

Antes del uso la leche tiene que pasar por un filtro.

Cerdos ordeñando una vaca

Y una pequeña anécdota: una vez nuestros cerdos encontraron cómo ordeñar las vacas de los vecinos. Así tuvimos que encerrarlos.

Comments are closed.