Leche

Leche

Para conseguir leche tenemos que ordeñar la hembra de un mamífero. Lo más a menudo es una vaca o una cabra, también puede ser una yegua, una burra, una camella o una hembra de yak. Teóricamente podría ser cualquier otro mamífero. Y no olvidemos la leche materna de una mujer humana, por lo general ordeñada por su niño con la boca.

Poco después de ordeñar hay que filtrar la leche antes de cualquier uso. Se puede hacer una excepción en el uso inmediato si uno está seguro de la buena calidad de la leche (sin enfermedades, con la ubre bien limpia). Por ejemplo me gusta ordeñar la leche directamente a una taza con café para tomar café con leche en el establo.

La producción de leche está por lo general conectada con la producción de carne. Quien crea que se puede producir leche sin producir carne, que lo haga en la práctica antes de criticar desde un punto de vista teórico el consumo moderado de carne.

La leche fresca, recién ordeñada lleva enzimas que fomentan su digestión pero que se destruyen al calentarla. Con las horas se multiplican las bacterias (muchas probióticas) en la leche que también fomentan la digestión y a temperatura de ambiente al cabo de un día o dos hacen agria la leche y la hacen cuajar. Tanto la leche fresca como la agria son unos alimentos valiosos. (Si la leche se vuelve agria en la nevera, sin embargo, no es tan saludable. Y la leche tratada del supermercado, tampoco suele ser buena cuando se pone ácida.)

Para resorber el calcio de la leche, lo mejor es tomar leche agria porque el ácido fomenta la resorción del calcio. También la leche cruda sirve.

Leche de vaca a través del microscopio

Es difícil conservar la leche viva. A menudo se pasteuriza o se esteriliza, a veces además se homogeneíza, y así pierde muchas de sus propiedades fisiológicas. El mejor método de conservar la leche (sólo de los rumiantes) es hacer queso. Es importante guardar la leche al abrigo de la luz.

Con leche fresca se pueden hacer buenas comidas y bebidas como muesli, helados o bebidas de cacao. También se pueden elaborar yogur y mantequilla.

La leche tiene un montón de propiedades y unas cuantas contraindicaciones.

Si bebemos té por sus taninos con efectos astringentes, no añadimos leche porque ésa se liga con los taninos que tendrán menos efectos. En cambio, si bebemos té o café por la cafeína podemos fortalecer los efectos con la leche porque al ligarse con los taninos la leche suelta la cafeína.

Por supuesto, hay diferencias si es leche de cabra, vaca, oveja, camella, yegua, burra… La leche de los rumiantes y de los camélidos tiene gran cantidad de caseína y así se puede usar para hacer queso.

Alguna gente dice que la leche le roba calcio al cuerpo. Es bastante absurda la idea de que las hembras de los mamíferos produzcan un alimento para sus bebés donde pongan mucho calcio dentro y además el alimento le robe calcio al bebé. Si fuera así los mamíferos no tendrían tanto éxito en la evolución. Los experimentos que comprueban eso, sin duda, fueron hechos con leche muerta por gente de ciudad que no conoce la leche viva con enzimas y bacterias.

Para mucha gente, por supuesto, no tiene ninguna relevancia saber que la leche cruda aporta calcio al cuerpo porque no la pueden conseguir. Sin embargo, no hace falta prescindir completamente de lácteos porque productos como yogur y queso (incluso queso a base de leche cruda) suelen ser accesibles.

Proveniencia:

Para el consumo humano se obtiene la leche de vaca (incluido el cebú), cabra, oveja, búfala, camella, yegua, burra, yak, reno. En la homeopatía se usa la leche de perra. La leche humana se suele usar solo como leche materna para bebés.

En el comercio, si se llama “leche” sin especificar la especie, siempre es leche de vaca.

Leche recién ordeñada

Química:

La composición de la leche varía según la especie, la raza, la alimentación y la fase de la lactancia.

Preparaciones:

La leche fresca tal cual, cruda o hervida.

La leche como parte de bebidas: cacao, batidos, café con leche, té negro con leche.

La leche como parte de preparaciones culinarias, p. ej. arroz con leche, muesli, pudín.

Leche pasteurizada o uperisada, a veces homogeneizada, vendida en tiendas, para los mismos usos que la leche fresca (aunque no con las mismas propiedades).

La nata sacada de la leche.

Diversos derivados de leche, por ejemplo leches fermentadas, mantequilla y queso.

Ingrediente en jabón y otros cosméticos, también en mascarillas.

En horticultura se puede usar leche desnatada diluida -1 l con 5 l de agua- contra algunos virus y para prevenir hongos.

bres en otros idiomas:

(cat.) llet, (gal., port.) leite, (aranés) lèit, (eusk.) esne, (fr.) lait, (it.) latte, (in.) milk, (al.) Milch, (ru.) молоко, (lat.) LAC

Enlaces externos:

Controversias entre la leche cruda y la pasteurizada

Lácteos, ¿buenos o malos?

Comments are closed.