Jabón

¿Qué hacer? > Jabón

Haciendo jabón

El jabón, en términos químicos, es una sal de ácidos grasos con un alcalino que puede ser potasio o sodio (jabón potásico y jabón sódico).

En la cosmética (y la fitoterapia) es una de las preparaciones para el uso externo en la piel. Se produce en un procesado con un aceite -a menudo de oliva, también por ejemplo de argán, de almendra, de germen de trigo o de hígado de bacalao– y ceniza o sosa cáustica. a veces se aprovecha el aceite viejo, ya usado para freír aunque eso influye en la calidad, en particular en el olor. Aceites muy refinados no son recomendados. Se puede utilizar aceite de oliva usado aunque hay que tener en cuenta que eso influye en el olor.

Cortando el jabón

Parte del aceite se puede sustituir por cera de abeja, manteca de karité, manteca de cacao, manteca de cerdo o grasa de ave (oca/ganso o gallina). En algún jabón especial se usa sebo bovino.

Por lo general los ingredientes son: aceite, agua y sosa cáustica. Para las cantidades hay tablas diferenciadas para cada tipo de aceite, lo que no podemos tratar aquí en detalle. Para 1 kg de aceite se toman 322 g de agua y, si es aceite de oliva, 135 g de sosa.

Siempre hay que tener en cuenta que la sosa cáustica es, sí, es cáustica. Por eso es recomendable llevar guantes de goma durante todo el proceso.

El agua puede ser agua destilada, agua mineral o incluso una infusión.

Haciendo jabón de Marsella

El proceso es el siguiente: La sosa la metemos en el agua y removemos con un batidor o una batidora. ¡Ojo! Eso lo hacemos en un lugar bien aireado porque surgen gases tóxicos. La reacción química lleva a un calentamiento del agua. Calentamos el aceite para que tenga la misma temperatura que el agua y mezclamos los dos líquidos, vertiendo despacio el aceite en el agua con sosa mientras seguimos removiendo. La mezcla la vertemos en un molde y la dejamos hasta el día siguiente o el después. Después de sacar la masa, la cortamos para obtener los trozos deseados. Ahora nos toca esperar tres o cuatro semanas y el jabón estará listo.

Se pueden añadir extractos de plantas con acciones deseadas para la piel, como antiinflamatorio, bactericida, cicatrizante, como nim, árbol de té. También se pueden dejar en maceración en el aceite antes del proceso.

A menudo se añaden aceites esenciales para darle un olor agradable y también por sus acciones en la piel, como de cantueso, romero, lemongrass. Eso se hace después de mezclar los tres ingredientes principales.

Jabón de Marsella recién cortado

Se pueden añadir otros productos como leche (por ejemplo de cabra, o de burra) o miel. La leche sustituye parte del agua pero se añade más tarde con el aceite. El jabón de marsella se elabora a partir de aceite de oliva (420 g), cera de abeja (30 g), sosa cáustica (58 g), agua destilada (97 g) y leche de cabra (48 g). A veces se añaden colorantes, por ejemplo cúrcuma.

A partir de un jabón se puede hacer jabón líquido: Se ralla jabón, p. ej. 100 g, se mezcla con 700-800 g de una infusión, 30 g de aceite (p. ej. de oliva) y 10 g de vinagre de manzana. Esta combinación se mezcla bien, se puede usar una batidora. Y listo.

Para hacer un jabón exfoliante añadimos arena fina, arcilla, posos de café o copos de avena.

Comments are closed.