Ensalada

Ensalada con zanahorias

La ensalada es una preparación para aprovechar -en primer lugar- verduras crudas. Más que nada son verduras de hojas, pueden ser silvestres:

Acedera

Achicoria

Ajo de oso

Berro

Capuchina

Cerraja

Coclearia

Colleja

Diente de león

Erísimo

Espinaca

Hierba de los canónigos

Lechuga

Lechuga de mar

Llantén

Matacandil

Oruga silvestre

Rúcula

Verdolaga

Además algunas otras verduras como el tomate o la zanahoria, a menudo con cantidades menores de cebolla, ajo o hierbas aromáticas. Se suele aliñar con aceite (según la tradición local de oliva, girasol etc.), vinagre, zumo de limón (o de naranja amarga, por ejemplo), nata o yogur. Es recomendable aliñar poco tiempo antes del consumo. Se puede mezclar el aliño antes y añadirlo en la mesa.

Se pueden añadir semillas como sésamo, pipas de calabaza, pipas de girasol (también tostadas) nueces y otros ingredientes como queso.

Ensalada de patatas

También hay ensalada de patatas que, por supuesto, están cocidas, con mayonesa (mejor casera) o con huevos cocidos, con tradición en Alemania.

Otra preparación es la macedonia o ensalada de frutas, por ejemplo con manzana, naranja, mora, plátano.

Las ensaladas tradicionales a menudo combinan los ingredientes de una manera que se complementan, consecuencia de una sabiduría ancestral, por ejemplo:

– El ácido de vinagre o zumo de limón ayuda a la resorción del hierro en las verduras de hojas.

– El aceite posibilita la resorción de la vitamina A que el cuerpo produce a base de la provitamina de verduras como tomate y zanahoria.

Ensalada de productos locales

– Los huevos (de la mayonesa o en separado) en la ensalada de patatas se complementan con las mismas patatas por la composición de aminoácidos.

Comments are closed.