Diente de león

Diente de león (taraxacón, amargón, achicoria amarga; Taraxacum officinale; sinónimo antiguo: Leontodon taraxacum; Cichoriaceae)

El diente de león es una hierba perenne, tiene capítulos amarillos con un involucro cuyas hojas exteriores están dobladas hacia abajo, hojas dentadas. Es frecuente en prados con mucho nitrógeno, originario de Europa, hoy distribuido por toda la Tierra.

Las hojas son buenas para comer, por ejemplo en ensaladas. También los tallos son comestibles pero muy amargos. En otros tiempos los tallos se tomaban por venenosos por su látex blanco pero no lo son.

Se pueden hacer infusiones de toda la planta o por lo menos las partes aéreas, incluidas las flores.

La raíz se puede despedazar y tostar, después se puede hacer una bebida tipo café que a veces se tomaba como sustituto del café sin que tenga los mismos efectos.

Parte empleada:

Hojas (frescas si posible), raíces, capítulos florales.

Fitoquímica:

Inulina, mucílagos, principios amargos, flavonoides, taninos, alcaloide taxarina, beta caroteno (provitamina A), hierro, potasio.

3% proteínas, 0,6% grasas, 6% carbohidratos, 3% fibra.

En primavera es cuando las raíces llevan más principios amargos, en pleno verano llevan bastante inulina.

Es una de las plantas con más hierro.

Propiedades:

El diente de león es depurativo, así sirve para enfermedades de impureza como acné y psoriasis.

Además es diurético, se usa contra el reuma, por esa acción, en varios idiomas se llama «mea-en-la-cama»: catalán «pixallits», francés «pissenlit», alamánico (dialecto sud-occidental del alemán) «Bettseicherle».

Es amargantecolagogoaperitivo y estimulante del hígado, para falta de apetito e insuficiencia hepática (mejor la raíz recogida en primavera).

Es laxante y (por la inulina) prebiótico, para estreñimiento y trastornos digestivos.

Es galactagogo.

Mejora la vista.

Se usa para combatir la anemia, es la verdura con más hierro.

Últimamente se le atribuye un gran potencial para combatir el cáncer, de todas formas está claro que se puede tomar sin riesgo serio.

Los niños a menudo se divierten soplando los frutos con sus vilanos («paracaídas»).

Preparaciones y usos:

Infusión de las hojas, mejor frescas que secas (también con flores y tallo).

Infusión de las raíces troceadas y tostadas («café de diente de león»).

Hojas frescas en ensaladas.

Miel de diente de león.

Contraindicaciones y advertencias:

Las personas con alergia contra las compuestas no pueden tomar diente de león.

El diente de león puede tener unos efectos secundarios como dolor de estómago o diarrea.

En el caso de obstrucción biliar no es recomendable esta planta.

En el caso de diabetes puede interagir con medicamentos, así mejor consultar al médico antes de la aplicación.

A veces se dice que el látex del tallo del diente de león es venenoso; eso es un rumor que seguramente se debe al hecho que el látex de algunas otras plantas es venenoso; el del diente de león no lo es, tampoco invita a consumirlo en grandes cantidades.

Nombres en otros idiomas:

(cat.) lletsó d’ase, lllicsó de burro, queixals de vella, pixallits, xicoina d’ase, xicoia, (gal.) mexacán, (eusk.) txikoria-belar, sorgin-belar, (pt.) dente-de-leão, (fr.) pissenlit, (it.) tarassaco, (in.) dandelion, (al.) Löwenzahn, Kuhblume, (ru.) одуванчик

Comments are closed.