Dentífrico

Salvia

Para limpiar los dientes y prevenir el caries podemos usar dentífricos (pastas de dientes) comerciales pero no solemos saber en detalle lo que llevan y de dónde provienen los ingredientes.

Para limpiar los dientes, es lo más importante una limpieza mecánica, a veces se aplica con hojas de estepa blanca o de salvia. Se pueden usar las ramas y raíces del árbol cepillo de dientes (Salvadora persica; Salvadoraceae) que crece en África y la India.

Después de un contacto de los dientes con un ácido (p. ej. zumo de limón) hay que esperar como mínimo media hora antes de frotar los dientes porque el ácido ablanda el esmalte.

Para limpiarlos con un cepillo, un dentífrico muy sencillo es el bicarbonato sódico (NaHCO3). Se puede mezclar a partes iguales con aceite de coco para obtener una verdadera pasta dentífrica. También se puede añadir a esa mezcla en pequeña cantidad un aceite esencial, como de clavo o de salvia; algún producto que cuida las encías como extractos de nim o aceite de lentisco. También se pueden añadir otros ingredientes vegetales como áloe vera.

Si estamos de viaje y no tenemos agua para enjuagar la boca después de usar este dentífrico, no pasa nada pues no es venenoso si lo tragamos.

Cepillo de dientes del árbol cepillo de dientes

Una preparación más profesional se obtiene con arcilla blanca. Se mezcla una taza de una infusión (de salvia, tomillo y/o menta) con una cucharada de sal marina y el doble de bicarbonato sódico, algo de propóleo y aceite esencial (de menta o eucalipto) y se añade arcilla blanca hasta conseguir la consistencia deseada.

También podemos masticar cera de abeja para limpiar los dientes y la boca.

Comments are closed.