Archive for Qué hacer

Verduras

¿Qué hacer? > Verduras

Ajo de oso

A continuación siguen varias verduras (incluidas las legumbres y algunas setas), algunas que podemos cultivar, algunas que podemos encontrar silvestres, según donde vivamos.

Acedera

Acelga

Achicoria

Ajo

Ajo de oso

Ajo rosado

Ajo silvestre

Alcachofa

Aleluya

Armilaria

Berro

Boleto

Calabaza

Capuchina

Cardo

Carlina

Cebolla

Cerraja

Col

Coliflor

Colleja

Chocho

Chufa

Diente de león

Espárrago silvestre

Espinaca

Fuco vejigoso

Garbanzo

Guindilla

Haba

Hiedra terrestre

Hierbabuena

Hierba de los canónigos

Hinojo

Hinojo marino

Judía

Kombu

Lechuga

Lechuga de mar

Maíz

Matacandil

Melisa

Menta

Ortiga

Oruga silvestre

Patata

Remolacha

Rovellón

Rúcula

Ruibarbo

Seta barbuda

Shiitake

Soja

Tomate

Verdolaga

Wakame

Zanahoria

Zurrón

Frutales

¿Qué hacer? > Frutales

Almendros en flor

A continuación siguen árboles y arbustos frutales que podemos cultivar en función de donde vivamos.

Si plantamos un frutal, hacemos el agujero más grande que el cepellón para que podamos añadir tierra mezclada con compost de cocina o de estiércol. Después de plantar tenemos que regar en seguida.

Agracejo

Aguacate

Algarrobo

Almendro

Azufaifo

Cambronera

Ciruelo de Natal

Datilera

Endrino

Granado

Higuera

Limero

Limonero

Madroño

Mandarino

Manzano

Membrillo

Naranjo

Naranjo Amargo

Nogal

Nopal

Olivo

Peral

Platanera

Pomelo

Saúco

Serbal

Vid

Zarzamora

Queso fresco

¿Qué hacer? > Lácteos > Queso fresco

Queso fresco casero con menta piperita

El proceso de hacer queso fresco es muy parecido al de hacer otro queso pero es más fácil porque se omite el tiempo da maduración. Por lo general se corta la cuajada en granos menos pequeños. Y por lo general el suero con los granos no se calienta tanto como para otros quesos, a veces no se calienta en absoluto. Normalmente no se prensa. Así falta un buen tiempo para las bacterias para actuar y queda más lactosa. Un queso fresco de elaboración especial es la mozzarella.

Cuando hago queso profesionalmente, a veces antes de calentar o durante ello saco algo de los granos y fabrico un queso fresco para el autoconsumo.

En casa tomas leche (cruda o pasteurizada) como para cualquier otro queso, posiblemente añades algo de yogur, la calientas a 32-37 ºC, añades cuajo, en el caso de leche pasteurizada mejor también cloruro cálcico, remueves bien y paras la leche que quede tranquila y pueda cuajar. Durante ese tiempo no debe enfriar mucho; puedes tapar la olla con una manta.

Vertiendo cuajo diluido en la leche

Cuando la leche está cuajada (en el caso ideal después de media hora o poco más), cortas la cuajada en granos de tamaño de maíz hasta de avellana y remueves durante un tiempo. Si la cuajada te parece demasiado blanda, calienta despacio por unos grados.

Luego viertes los granos en un molde, eventualmente con un trapo dentro. En ese momento puedes añadir lo que te dé la gana, según tu gusto y la disponibilidad. Me encanta experimentar y he hecho queso fresco con los siguientes ingredientes (y otros más): menta, alcaravea silvestre, ajo, macedonia.

Masa de queso en el molde

Ahora dejas que el suero de leche salga durante varias horas. Entonces el queso fresco está listo para comer. Guárdalo en el frigorífico.

Verduras y hortalizas

¿Qué hacer? > Verduras y hortalizas

Campo de ajo

A continuación siguen varias hortalizas y verduras (incluidas las legumbres), que podemos cultivar en el huerto o la huerta.

Algún abono necesitamos en la horticultura, la cantidad depende del cultivo.

Una producción responsable necesita una colaboración entre la horticultura y la ganadería. Producir odio entre los dos solo apoya la agricultura industrial.

Acelga

Ajo

Ajo de oso

Alcachofa

Berro

Calabaza

Capuchina

Cardo

Cebolla

Col

Coliflor

Chocho

Chufa

Espinaca

Garbanzo

Guindilla

Haba

Hierbabuena

Hierba de los canónigos

Hinojo

Judía

Lechuga

Maíz

Melisa

Menta

Ortiga

Patata

Remolacha

Rúcula

Ruibarbo

Soja

Tomate

Zanahoria

Flores comestibles

Qué hacer? > Flores comestibles

Rebanada con queso fresco casero y flores de vinagrillo, de borraja y de caléndula

El encanto de las flores comestibles es en primer lugar el gozo que les dan a los ojos con sus colores, así vamos a elegir flores llamativas. Muchas además contribuyen al sabor del producto.

Podemos poner flores encima de una ensalada, una rebanada con queso fresco u otro manjar.

He aquí una selección de plantas cuyas flores nos pueden servir:

Achicoria

Ajo de oso

Ensalada con ajo rosado

Ajo rosado

Aleluya

Amapola

Azahar

Berro

Borraja

Calabaza

Caléndula

Capuchina

Cerraja

Diente de león

Gallocresta

Girasol

Hiedra terrestre

Hierbabuena

Lavanda

Malva

Malva arbórea

Malvavisco

Menta

Nopal

Orégano

Pensamiento silvestre

Reina de los bosques

Romero

Rosa

Salvia

Salvia de los prados

Saúco

Serpol

Tilo

Tomillo

Tomillo cabezudo

Tomillo macho

Vinagrillo

Violeta

Macramé

Qué hacer > Macramé

Medio nudo cuadrado

El macramé es una técnica téxtil com cuerdas, a menudo de yute. También puede ser sisal o cáñamo.

A menudo, el macramé se basa en dos nudos básicos.

El nudo cuadrado, en el más típico de los casos, se hace de cuatro cuerdas. Las dos cuerdas exteriores se lazan alrededor de las cuerdas interiores (a menudo dos). Consiste de dos nudos en dirección opuesta. Si hacemos estos nudos simples en la misma dirección, eso es el nudo espiral.

Si haces el nudo cuadrado sin las cuerdas interiores, tienes un nudo llano o de rizo. Éste a veces se usa también en macramé.

Nudo cuadrado

Otro nudo básico es el festón para el que se laza una cuerda alrededor de otra con un nudo. Si haces dos iguales, tienes el doble festón, muy común en macramé.

Otros nudos puedes encontrar en libros y webs especializados en macramé.

En macramé puedes hacer joyería como pulseras y ornamentos para la pared pero también objetos de uso práctico como bolsos.

Nudo espiral

Festón

Doble festón

Detalle de un bolso de macramé

Baño seco

¿Qué hacer? > Baño seco

Construyendo los muros

El valor teórico de los baños secos, también llamados baños de compostaje o letrinas aboneras, es gigantesco. Pero en verdad, ese baño tiene valor solo si no nos limitamos a hablar sino que lo practicamos.

En un baño de compostaje los excrementos humanos son compostados. Hay varios modelos. Aquí describo un baño seco como lo he construido yo.

Necesitamos cámaras en los que los excrementos pueden compostar durante varios meses. Tiene sentido que sean dos pues así una puede estar en uso mientras en la otra el contenido es trabajado por microorganismos y pequeños animales.

Por ejemplo podemos amurallar dos cámaras lado a lado a partir de ladrillos, al principio abiertas hacia un lado porque algún día tendremos que vaciarlas.

Los muros están hechos

Es bastante útil poner una viga vertical en cada de las cuatro esquinas para tener una base para seguir encima de los muros. Si el baño comparte un lado con un edificio (en el caso documentado aquí es un establo), posiblemente dos de las vigas pueden ser clavadas en esa pared y por tanto no tienen que llegar hasta el suelo.

Los muros los podemos terminar con cuatro vigas horizontales encima, apoyados por las vigas verticales. Encima clavamos tablas para formar el suelo para pisar el baño. En el suelo necesitamos agujeros, uno por cada cámara, para poner el inodoro encima. El tamaño y la forma tienen que adaptarse al inodoro. En mi caso el inodoro es una caja de tablas con un área basal casi cuadrada. El agujero tendría que corresponder al interior del inodoro.

A continuación podemos construir la pared con tablas, no olvidando las ventanas. Y una apertura para la puerta es imprescindible.

El tejado puede ser de placas de metal, por ejemplo, clavadas en las vigas de techo.

También la puerta la podemos hacer de tablas, según qué material tengamos. Podemos incluir un gancho para que podamos cerrar la puerta desde dentro. Si el baño no está en una pendiente, necesitamos una escalera a la puerta.

El suelo está hecho, en primer plano vemos el inodoro sobre uno de los agujeros, detrás el otro agujero, la tabla para encima ha sido removida para la foto

Por fin tenemos que cerrar las cámaras de compost de forma que las podamos abrir en caso de necesidad. Para eso podemos poner unos rieles e introducir tablas horizontales desde arriba.

El inodoro queda encima de uno de los agujeros mientras el otro está tapado por una tabla con manga. Es recomendable construir marcos alrededor de los agujeros para fijar el inodoro. Cuando nos toca cambiar de lugar el inodoro, lo sacamos y lo ponemos sobre el otro agujero.

Después del uso ponemos cada vez algo de serrín u otros trocitos de madera, más o menos la cantidad de los excrementos. El papel higiénico lo echamos dentro también, se va a descomponer. También hay quienes prefieren dejar el papel fuera por no tener control de los ingredientes, se puede quemar.

Después de varios meses de descomposición podemos sacar el compost y usar para abonar plantas ornamentales y tal vez frutales. No es muy recomendable usarlo para verduras por el peligro de infección. Además hay el peligro de que personas excreten sustancias que vengan de medicamentos, como por ejemplo hormonas, que no queremos tener en las verduras, quizás tampoco en las frutas. No es un sustituto completo para el estiércol de granja.

 

La parte superior está hecha

Si dejamos el compost humano a la luz durante un tiempo, seguro nos germinarán tomateras porque uno u otra ha comido tomates y ha dejado semillas con las heces. Las semillas de tomateras germinan mejor después de pasar los intestinos. Esas plantitas las podemos replantar en el huerto. Si el baño es usado también por visitantes, por supuesto no tendremos control sobre las variedades de tomates.

Alguna gente opta por separar la orina de los excrementos. Uno puede instalar un separador de orina, como lo muestra la foto, y recoger la orina en un recipiente.

Mirando desde el baño hacia fuera

La puerta y la escalera ahora están en su sitio

Tablas cierran las dos cámaras de compostaje

También hay baños de compostaje más sencillos

Baño seco con separador de orina

Esponja

¿Qué hacer? > Esponja

Esponja (esqueleto de animal)

Para tener una esponja, lo más fácil si vivimos al lado del mar es coger un esqueleto de una esponja -un animal marino- que encontramos en la playa y usarlo tal cual como esponja, ya sea para el cuerpo, ya sea para fregar platos.

Si necesitamos algo más duro, nos puede servir una rodaja de la lufa egipcia que cuando se seca se queda como un esqueleto de fibras duras. Con ése podemos frotar nuestro cuerpo. Hay personas que al hacer jabón integran una rodaja de lufa.

Esponja de lufa

 

Así es como se presenta la esponja en la playa

Embutido

¿Qué hacer? > Preparaciones > Embutido

Carne cortada

Si hemos sacrificado un cerdo, un método de usar la carne es el embutido.

Primero tenemos que trocear la carne y luego la pasamos por una picadora para tenerla en trozos muy pequeños.

Ahora es la hora de mezclar las diferentes partes de la carne y también mezclar entre ellas las especias que queremos tener dentro, por ejemplo pimiento. Y, por supuesto, sal marina. Si queremos tener un embutido con sangre, también es ahora el momento para añadirla a la mezcla.

Pasando la carne por la picadora

La mezcla la pasamos por una máquina que puede ser la misma picadora, esta vez sin la parte de cuchillos y ponemos un trozo de intestino bien limpiado.

Sí, antes limpiemos los intestinos, varias veces en agua, varias veces en vinagre. De ambos lados. Con un bastón podemos darle la vuelta a un intestino. Podemos cortarlos al largo deseado ya o bien durante el proceso de llenarlos. Y ahora ponemos una cuerda a un lado con un nudo. Y el otro lado lo ponemos sobre la máquina donde sale la carne picada. Luego ponemos una cuerda al otro lado. Y ya está listo el embutido.

Limpiando intestinos

 

Mezclando carne y especias

 

Haciendo un embutido

 

¡Y listos!

Lavavajillas

¿Qué hacer? > Lavavajillas

Lavavajillas de suero de leche y vinagre

Para fregar los platos hay diferentes posibilidades si no queremos recorrer a los lavavajillas comprados con muchos ingredientes sintéticos.

Alguna gente usa simplemente zumo de limón para fregar. Nunca lo he probado. Pero confío en que funciona si otros han hecho buenas experiencias.

Un lavavajillas fácil de hacer es de tan solo dos ingredientes: tomo suero de leche y añado un poco -un quinto o un cuarto- de vinagre. Ya está listo el lavavajillas. También puede ser otro ácido, por ejemplo lo he hecho con zumo de lima. Lo pongo en una esponja y friego. Por supuesto, si no haces queso tú mismo, puede ser más difícil conseguir suero de leche. Si hay una quesería en tu cercanía, puedes preguntar si te dan algo de suero.