Belladona

Belladona (Atropa belladonna; Solanaceae)

Belladonna

La belladona es una hierba perenne, en gran parte de Europa, hasta Irán y el norte de África.

A veces se usa por fines medicinales. Además es alucinógena y algunos aventureros la usan.

Partes empleadas:

Hojas, raíz, flores, frutos (bayas).

Fitoquímica:

Alcaloides atropina, hiosciamina y escopolamina.

Propiedades:

Reprime el sistema nervioso simpático.

Por sus efectos antiespasmódicos se usa para tos espasmódica, asma, migraña, neuralgias y epilepsia.

Inhibe náusea y vómitos.

Dilata las pupilas, efecto que aprovechan los oftalmólogos para ver el interior del ojo; en siglos pasados mujeres se dilataban las pupilas para ser más guapas, de ahí su nombre: «belladonna» en italiano, que es «mujer bella, mujer guapa».

Además, la belladona es alucinógena.

En uso externo es antiinflamatoria y analgésica, se usa contra los reumatismos.

Compresas de las hojas se usan contra los hemorroides.

Preparaciones y usos:

Polvo de raíz.

Polvo de hojas.

Las bayas.

Decocción de 30 g de hojas en 1 l de agua, para uso externo en compresas.

Pomadas con extracto de belladona.

En la Edad Media tardía y la Moderna temprana, la belladona era una de las plantas de las brujas que las usaban en sus pomadas alucinógenas.

Belladona con fruto inmaduro

Contraindicaciones y advertencias:

La belladona es una planta tóxica que puede provocar taquicardia, delirio, parálisis y coma; su aplicación precisa la supervisión de un especialista; también los frutos -a pesar de ser sabrosos- son tóxicas.

La belladona está contraindicada en personas con hipertensión, glaucoma o hipertrofia de la próstata.

Nombres en otros idiomas:

(gal., pt.) beladona, (eusk.) belaiki, (fr.) belladone, (it., in.) belladonna, (in.) deadly nightshade, (al.) Tollkirsche, (ru.) белладонна

Comments are closed.