Baño seco

¿Qué hacer? > Baño seco

Construyendo los muros

El valor teórico de los baños secos, también llamados baños de compostaje o letrinas aboneras, es gigantesco. Pero en verdad, ese baño tiene valor solo si no nos limitamos a hablar sino que lo practicamos.

En un baño de compostaje los excrementos humanos son compostados. Hay varios modelos. Aquí describo un baño seco como lo he construido yo.

Necesitamos cámaras en los que los excrementos pueden compostar durante varios meses. Tiene sentido que sean dos pues así una puede estar en uso mientras en la otra el contenido es trabajado por microorganismos y pequeños animales.

Por ejemplo podemos amurallar dos cámaras lado a lado a partir de ladrillos, al principio abiertas hacia un lado porque algún día tendremos que vaciarlas.

Los muros están hechos

Es bastante útil poner una viga vertical en cada de las cuatro esquinas para tener una base para seguir encima de los muros. Si el baño comparte un lado con un edificio (en el caso documentado aquí es un establo), posiblemente dos de las vigas pueden ser clavadas en esa pared y por tanto no tienen que llegar hasta el suelo.

Los muros los podemos terminar con cuatro vigas horizontales encima, apoyados por las vigas verticales. Encima clavamos tablas para formar el suelo para pisar el baño. En el suelo necesitamos agujeros, uno por cada cámara, para poner el inodoro encima. El tamaño y la forma tienen que adaptarse al inodoro. En mi caso el inodoro es una caja de tablas con un área basal casi cuadrada. El agujero tendría que corresponder al interior del inodoro.

A continuación podemos construir la pared con tablas, no olvidando las ventanas. Y una apertura para la puerta es imprescindible.

El tejado puede ser de placas de metal, por ejemplo, clavadas en las vigas de techo.

También la puerta la podemos hacer de tablas, según qué material tengamos. Podemos incluir un gancho para que podamos cerrar la puerta desde dentro. Si el baño no está en una pendiente, necesitamos una escalera a la puerta.

El suelo está hecho, en primer plano vemos el inodoro sobre uno de los agujeros, detrás el otro agujero, la tabla para encima ha sido removida para la foto

Por fin tenemos que cerrar las cámaras de compost de forma que las podamos abrir en caso de necesidad. Para eso podemos poner unos rieles e introducir tablas horizontales desde arriba.

El inodoro queda encima de uno de los agujeros mientras el otro está tapado por una tabla con manga. Es recomendable construir marcos alrededor de los agujeros para fijar el inodoro. Cuando nos toca cambiar de lugar el inodoro, lo sacamos y lo ponemos sobre el otro agujero.

Después del uso ponemos cada vez algo de serrín u otros trocitos de madera, más o menos la cantidad de los excrementos. El papel higiénico lo echamos dentro también, se va a descomponer.

Después de varios meses de descomposición podemos sacar el compost y usar para abonar plantas ornamentales y tal vez frutales. No es muy recomendable usarlo para verduras por el peligro de infección. Además hay el peligro de que personas excreten sustancias que vengan de medicamentos, como por ejemplo hormonas, que no queremos tener en las verduras, quizás tampoco en las frutas.

 

La parte superior está hecha

Si dejamos el compost humano a la luz durante un tiempo, seguro nos germinarán tomateras porque uno u otra ha comido tomates y ha dejado semillas con las heces. Las semillas de tomateras germinan mejor después de pasar los intestinos. Esas plantitas las podemos replantar en el huerto. Si el baño es usado también por visitantes, por supuesto no tendremos control sobre las variedades de tomates.

Mirando desde el baño hacia fuera

 

La puerta y la escalera ahora están en su sitio

 

Tablas cierran las dos cámaras de compostaje

 

También hay baños de compostaje más sencillos

Comments are closed.