Archive for admin

Razas de burro

Burro canario

Burro andaluz

Burro catalán (ase català)

Burros del Poitou (baudets du Poitou)

Mulo, cruzamiento de una yegua y un burro

Burros mallorquines (ases mallorquins)

Esponja

Esponja (esqueleto de animal)

Para tener una esponja, lo más fácil si vivimos al lado del mar es coger un esqueleto de una esponja -un animal marino- que encontramos en la playa y usarlo tal cual como esponja, ya sea para el cuerpo, ya sea para fregar platos.

Si necesitamos algo más duro, nos puede servir un trozo de la lufa egipcia que cuando se seca se queda como un esqueleto de fibras duras. Con ése podemos frotar nuestro cuerpo.

Esponja de lufa

Embutido

Carne cortada

Si hemos sacrificado un cerdo, un método de usar la carne es el embutido.

Primero tenemos que trocear la carne y luego la pasamos por una picadora para tenerla en trozos muy pequeños.

Ahora es la hora de mezclar las diferentes partes de la carne y también mezclar entre ellas las especias que queremos tener dentro, por ejemplo pimiento. Y, por supuesto, sal marina. Si queremos tener un embutido con sangre, también es ahora el momento para añadirla a la mezcla.

Pasando la carne por la picadora

La mezcla la pasamos por una máquina que puede ser la misma picadora, esta vez sin la parte de cuchillos y ponemos un trozo de intestino bien limpiado.

Sí, antes limpiemos los intestinos, varias veces en agua, varias veces en vinagre. De ambos lados. Con un bastón podemos darle la vuelta a un intestino. Podemos cortarlos al largo deseado ya o bien durante el proceso de llenarlos. Y ahora ponemos una cuerda a un lado con un nudo. Y el otro lado lo ponemos sobre la máquina donde sale la carne picada. Luego ponemos una cuerda al otro lado. Y ya está listo el embutido.

Limpiando intestinos

 

Mezclando carne y especias

 

Haciendo un embutido

 

¡Y listos!

Decocción de achicoria

Lo que comúnmente se llama «café de achicoria», por supuesto, no es café, es una decocción.

Tomo raíces de achicoria, por lo general de plantas que he sacado del huerto entre los cultivos. Las lavo que no quede mucha tierra pegada. Luego las corto en trocitos. Ésos los pongo en una sartén y las tuesto.

Como es difícil moler los trozos de raíz (no como la malta), los pongo tal cual en agua que pongo a hervir para varios minutos. Al final paso la decocción por un colador a la taza y disfruto.

Esta bebida es un estimulante del apetito, del hígado y de la digestión; se mezcla con el café para contrarrestar los efectos de la cafeína.

La misma receta se puede usar para raíces de otras plantas como el diente de león.

El queso en muchos idiomas

Lenguas indoeuropeas

Latín y lenguas románicas

  • latín: CASEVS
  • portugués: queijo
  • gallego: queixo
  • asturiano: quesu
  • español (castellano): queso
  • catalán: formatge
  • occitano: aranés: hormatge
  • occitano: provenzal: formatge
  • francoprovenzal: fromâjo
  • antiguo francés: fromage
  • francés: fromage
  • francés: francés de Jersey: fronmage
  • francés: picardo: froumage
  • francés: francés del Quebec: fromage
  • romanche: suprasilvano: caschiel
  • romanche: subsilvano: caschiel
  • romanche: supramirano: caschiel
  • romanche: vallader (bajo engadino): chaschöl
  • romanche: putér (alto engadino): chaschöl
  • romanche: rumantsch grischun: chaschiel
  • sardo: casu
  • italiano: formaggio
  • italiano: véneto: formai
  • italiano: corso: furmagliu
  • italiano: siciliano: furmaggiu
  • rumano: brânză

Lenguas germánicas

  • alemán: antiguo alto alemán: kāsi, chāsi
  • alemán: alto alemán medio: kæse
  • alemán: alto alemán: Käse
  • alemán: suizo alemán: Chääs
  • alemán: alamánico de Baden: Kääs
  • alemán: alsaciano: kâs
  • alemán: suabo: Kääs
  • alemán: bávaro: Kaas
  • yídish: קעז
  • luxemburgués: Kéis
  • sajón antiguo: kāsi
  • bajo alemán: alemán del Ruhrgebiet: Kais
  • bajo alemán: alemán del Münsterland: Käse, Kais
  • bajo alemán: alemán de Lippe: Kaise
  • bajo alemán: westfálico oriental: Käs
  • bajo alemán: oldenburgués: Kees, Kese
  • bajo alemán: alemán de Frisia oriental: Kees
  • bajo alemán: alemán de Holstein: Kees
  • neerlandés: kaas
  • afrikaans: kaas
  • frisón ciudadino: leeuwardés: kees
  • frisón occidental: tsiis
  • frisón oriental: frisón de Saterland: sies
  • frisón septentrional: frisón de la Wiedingharde: sees
  • frisón septentrional: mooring: säis
  • frisón septentrional: frisón de Langenhorn: säis
  • frisón septentrional: frisón de Ockholm: sees
  • frisón septentrional: frisón de las Halligen: sees
  • frisón septentrional: föhring: sees
  • frisón septentrional: amring: sees
  • frisón septentrional: syltring: aast
  • frisón septentrional: frisón de Heligoland: siis
  • antiguo inglés: ċēse
  • inglés: cheese
  • danés: ost
  • sueco: ost
  • noruego: ost
  • faroés: ostur
  • islandés: ostur

Lenguas celtas

  • irlandés: cáis
  • gaélico escocés: càise
  • galés: caws
  • córnico: kés
  • bretón: keuz, fourmaj

Griego

  • griego antiguo: ΤΥΡΟΣ
  • griego moderno: τυρί, τυρός

Albanés

  • albanés: djathë

Lenguas bálticas

  • letón: siers
  • lituano: sūris

Lenguas eslavas

  • ruso: сыр
  • bielorruso: сыр
  • ucraniano: сир
  • polaco: ser
  • bajo sorabo: twarožk
  • alto sorabo: twarožk
  • checo: sýr
  • eslovaco: syr
  • resiano: sër
  • esloveniano: sir
  • croata: sir
  • serbiano: сир
  • macedoniano: сирење
  • búlgaro: сирене

Lenguas indoiranianas

  • sánscrito: दधिकम्
  • hindi: चीज़
  • urdu: ﺮﻴﻨﭘ
  • marathi: चीझ
  • punjabi: ਪਨੀਰ
  • gujarati: ચીઝ
  • bengali: চিজ
  • oriya: ଛେନା
  • singalés: කේජු
  • romanes: kiral
  • persa: ﺮﻴﻨﭘ
  • dari: ﺮﻴﻨﭘ
  • tayiko: панир
  • pashtu: ﺮﻴﻨﭘ
  • curdo: پەنیر

Armeniano

  • armeniano: Պանիր

Lenguas urálicas

  • finlandés: juusto
  • estoniano: juust
  • wepso: sagud
  • sámi septentrional: vuostá
  • úngaro: sajt

Lenguas túrcicas

  • turco: peynir
  • kazajo: ірімшік
  • kirguís: сыр
  • uzbeko: сир

Lenguas mongolas

  • mongol: аарт

Japonés

  • japonés: チーズ (chīzu)

Coreano

  • coreano: 치즈 (cijŭ)

Lenguas afroasiáticas

Lenguas semitas

  • árabe: ﻦﺒﺟ , ﺔﻨﺒﺟ
  • árabe egipciano: gibna
  • árabe tunecino: žben
  • árabe marroquí: žben
  • maltés: ġobon
  • hebreo: גבינה
  • amharo: አይብ

Lenguas bantú

  • swahili: jibini
  • sepedi (pedi): kase
  • zulu: ushizi

Lenguas drávidas

  • támil: பாலாடைக்கட்டி
  • malayalam: പാൽക്കട്ടി
  • canarés: ಗಿಣ್ಣು
  • télugu: చీజ్

Lenguas mon-khmer

  • vietnamita: phô-mát
  • camboyano: ប្រូម៉ាស

Lenguas sinotibetanas

  • tibetano: ཆུར་བ།
  • tai: เนยแข็ง
  • lao: ເນີຍແຂງ
  • chino: mandarín: 乾酪 (năilào)
  • chino: cantonés: 芝士

Lenguas austronésicas

Lenguas austronésicas occidentales

  • malayo: keju
  • indonesio: keju
  • javanés: kèju
  • tetun: keiju
  • tagalog (filipino): keso
  • visayan: ilonggo: keso
  • visayan: cebuano: keso
  • ilocano: quiso
  • chamorro: kesu

Lenguas polinesias i fiyiano

  • samoano: sisi
  • tahitiano: pata paari
  • tongano: siisi
  • fiyiano: jisi

Lenguas esquimales

  • inupik canadiense: immuyartok

Lenguas algonquin

  • blackfoot: iitsskonnikis

Lenguas uto-aztecas

  • papago: kihsho

Lenguas quechua

  • quechua: kisu
  • quichua ecuatoriano: quisu

Lenguas tupí-guaraní

  • guaraní: kesu

Vasco

  • Vasco (Euskara): gazta, gazna

Lenguas caucásicas

Languas caucásicas meridionales

  • georgiano: ყველი

Burushaski

  • burushaski: kurut

Lenguas pidgin y criollos

Pidgins y criollos ingleses

  • tok-pisin (neomelanésico): sis
  • jamaicano: chiiz

Criollos franceses

  • criollo de las Seychelles: fromaz
  • criollo de Haití: fromaj

Lenguas universales

  • volapük: fromad
  • esperanto: fromaĝo
  • ido: fromajo

Lavavajillas

Lavavajillas de suero de leche y vinagre

Para fregar los platos hay diferentes posibilidades si no queremos recorrer a los lavavajillas comprados con muchos ingredientes sintéticos.

Alguna gente usa simplemente zumo de limón para fregar. Nunca lo he probado. Pero confío en que funciona si otros han hecho buenas experiencias.

Un lavavajillas fácil de hacer es de tan solo dos ingredientes: tomo suero de leche y añado un poco -un quinto o un cuarto- de vinagre. Ya está listo el lavavajillas. Lo pongo en una esponja y friego. Por supuesto, si no haces queso tú mismo, puede ser más difícil conseguir suero de leche. Si hay una quesería en tu cercanía, puedes preguntar si te dan algo de suero.

Queso

Midiendo la temperatura de la leche

El queso es un producto de leche, por lo general de rumiantes (vaca, cabra, oveja, búfala, yak, alce, reno…), también de camellos. La leche de mamíferos monogástricos se usa poco porque en general tiene poca caseína.

Puede ser muy satisfactorio hacer uno mismo queso en casa. Sin embargo, eso requiere cierto compromiso. No es tan sencillo como hacer yogur o kéfir. Aquí describo cómo lo hago yo (que he trabajado en quesería profesional). Por supuesto, hay diferentes recetas.

Pongo 5 l de leche en una olla. Si no tengo animales yo mismo, la tengo que comprar y será leche pasteurizada.

Añadiendo yogur a la leche

Añado una cultura de bacterias, por lo general en forma de yogur y mezclo bien. Cuidado, si quieres hacer un queso, por ejemplo de cabra, apto para los alérgicos a la leche de vaca, no puedes tomar yogur de vaca tampoco.

Caliento la leche a unos 37 ºC. (En la quesería profesional me contento con 32º pero hay que tomar en cuenta que la leche en una olla de 5 l pierde más temperatura que en una cuba de 180 l o más.)

A punto de disolver el cuajo en agua

A esa temperatura pongo cuajo. Se puede conseguir en las farmacias. La dosificación se encuentra en la etiqueta, según la concentración del producto. Primero se disuelve en agua y luego se mezcla el agua con el cuajo en la leche. Si es leche pasteurizada, el calcio ha cambiado de forma y la leche no cuaja igual de bien como la leche cruda. Por eso es recomendable añadir cloruro cálcico. Lo venden en algunas farmacias pero a veces puede ser un reto encontrarlo. Se suele poner antes que el cuajo. Mezclo bien la leche con un batidor para que el cuajo se reparta por toda la leche. Luego hago parar el movimiento de la leche y tapo la olla.

Vertiendo el agua con cuajo en la leche

Después de unos 35 minutos miro si la leche ya está bien cuajada, con una consistencia casi como un pudín. Si no, espero más.

Tomo un cuchillo largo y hago cortes. Primero con el cuchillo vertical en dos direcciones en forma de cruz que queden columnas de unos 2 cm por 2 cm. Luego hago unos cortes diagonales para que se formen trozos más pequeños. Espero pocos minutos que el suero salga un poco de la cuajada.

Los primeros cortes de la cuajada

Después remuevo la cuajada en el suero despacio y suavemente y caliento a fuego lento hasta unos 42º. Uno puede variar la temperatura según el tipo de queso; para hacerlo más duro se calienta más, para hacerlo más blanco, menos.

Pongo un gran colador encima de una olla y en el colador extiendo una tela de algodón. Con un cucharón saco algo de la cuajada que va siempre acompañada por algo de suero de leche. La pongo encima de la tela que desuere un poco ya.

Cortando la cuajada

Preparo dos moldes poniendo telas de algodón dentro. Los moldes se pueden hacer caseros. Yo tomé una vez dos botellas de plástico en las había comprado leche, las corté en dos mitades y cogí las mitades de abajo. En ésas corté algunos agujeros y listos estaban los moldes. Pongo los moldes con las telas encima de un cuenco de poca profundidad para que ése recoja el suero.

La masa de queso en el molde con tela

Repito varias veces el proceso de sacar la cuajada hasta que toda la cuajada está en los moldes. Si primero es un poco más alta que los moldes, no pasa nada, tiene que bajar de todas formas. A veces junto la tela encima de los quesos y aprieto para apoyar el proceso del desuerado.

El suero lo uso para diferentes cosas, siempre bebo algo del suero fresco, pongo algo en la nevera, también hago productos como lavavajillas con él.

Cuando los quesos están bien dentro de los moldes, pongo pesos encima como prensa. Eso pueden ser latas de conservas rellenadas con algo como arena, azúcar, lo que sea. Y encima de ésos pongo unos libros para aumentar el peso. Los apoyo contra algo para que no caigan.

Los quesos como salen de las telas

A las pocas horas saco los quesos de los moldes y las telas para darles la vuelta que los lados de arriba queden abajo y los devuelvo a la prensa. Eso de darle la vuelta lo puedo repetir algunas veces.

Después de un día saco los quesos de los moldes y las telas y los pongo en una salmuera para varias horas, hasta un día, según la concentración. Si es una concentración saturada de sal, no lo puedo dejar un día entero, eso sería apto para quesos mucho más grandes. En una salmuera poco concentrada sí que lo dejo un día. Y la parte que asoma de la salmuera la cubro con sal. Así la salmuera recibe su sal para sustituir la sal que extrae el queso. Después de varias horas les doy la vuelta que las partes que asomaban, estén dentro de la salmuera.

Un queso fresco, listo para madurar

Luego sería lo mejor tener una cava de maduración. En un piso no la tengo. Así pongo los quesos en la nevera. Lo mejor sería dejarlos allí sueltos. Pero si a mi compañero de piso no le gusta que desprendan su olor, tengo que respetarlo y lo tengo que encerrar en algún recipiente. A los dos días los pongo para un día sueltos en mi habitación a temperatura ambiente para que maduren mejor. No es la mejor solución pero es una viable. Una vez al día froto el queso con un trapo mojado que puede ser la misma tela de quesear. (Solo si se trata de un queso con moho, por ejemplo tipo camembert, no lo hay que frotar.)

El queso listo para comer

Y después de algunas semanas de maduración puede que tenga buen sabor. ¡Buen provecho!

El queso tiene muchas propiedades para la salud y algunas contraindicaciones.

Bioquímica:

La composición varía mucho con el tipo del queso y la forma de elaboración, también con la especie de animal y su alimentación.

Proteínas, sobre todo caseína.

Grasas, en cantidades muy variables; si es de animales de pasto, lleva muchos ácidos grasos omega-3.

Vitaminas del grupo B, vitamina E, vitamina A.

Minerales: calcio, fósforo, sodio.

Preparaciones y usos:

Pan con queso.

Pasta con queso rallado.

Ensaladas con queso.

Queso fresco con frutas.

Tarta de queso, también con frutas.

Raclette: queso calentado, originalmente se toma medio queso, se calienta al lado de un fuego y se grata una capa para comerla.

Multitud de preparaciones culinarias con queso crudo, frito o fundido (teniendo en cuenta que el calor le quita algunas propiedades).

Nombres en otros idiomas:

El queso en muchos idiomas

Enlace externo:

Vídeo: cómo hacer queso en casa

Helado

Mezcla de zumo de naranja, azúcar y nata

Helado casero, no cabe duda, es mucho mejor que cualquier helado comprado. Podemos eligir los ingredientes nosotros, no necesitamos aditivos.

Ahora, ¿cómo lo hacemos? No es complicado. Hay diferentes posibilidades. A continuación escribo una con zumo de fruta.

Exprimo frutas, por ejemplo una naranja. Pongo el zumo y la pulpa en un recipiente y los mezclo con azúcar moreno según gusto. (Puede ser miel pero es más difícil de mezclar, aconsejable calentar a unos 40 ºC.) En el caso de cítricos uno puede rallar la piel y añadirla también siempre que no esté tratada. Luego añado nata que sea un poco más que el zumo, hasta el doble. Mezclo bien todos los ingredientes y pongo la mezcla en el congelador. De vez en cuando remuevo para que no se ponga demasiado dura la masa.

Helado de naranja

Si se endurece demasiado, la saco a temperatura ambiente hasta que se puede remover bien y la pongo en la nevera o la devuelvo al congelador, según el tiempo que me queda hasta comerlo.

En vez de zumo de fruta puedes usar otros ingredientes como polvo de cacao, café o lo que te venga a la mente.

Neófitos

Impatiens glandulifera

En los últimos años se habla cada vez más de plantas recién llegadas, los llamados «neófitos» que se expanden por ejemplo de jardines. Y se dice que son una amenaza para la naturaleza autóctona, «neófitos agresivos», incluso con el uso de un vocabulario militar : «plantas invasoras». Algunas organizaciones de naturaleza gastan unos cuantos recursos humanos para combatirlas.

Primero hay que decir que solo una pequeña parte de las plantas introducidas se ha naturalizado en cantidades considerables. La mayoría de las plantas ornamentales y económicas (en Europa por ejemplo plantas americanas como patata, maíz y judía, en América plantas eurasianas y africanas como trigo y café) no se suelen encontrar asilvestradas.

El riesgo que ofrecen los neófitos es debatido con controversias entre los botánicos. Sin embargo queda claro que no hace falta una pánica. Pero hay que admitir que esas plantas pueden llevar a un cambio claro de la flora. Cómo juzgar el cambio, sobre eso puede haber diferentes opiniones. Primero esas plantas son, por supuesto, un enriquecimiento de la flora.

En Europa la especie Impatiens glandulifera en las últimas décadas ha llegado a ser una planta llamativa a lo largo de arroyos debido a su tamaño imponente y sus flores moradas. Como es anual y muere temprano en verano, en la mayoría de lugares no suele desplazar muchas otras plantas. Arrancar la planta agresivamente puede conllevar que plantas más pequeñas se arranquen también, es decir, el efecto es el contrario del deseado. Entre apicultores la planta es muy apreciada como melífera. La afirmación que los neófitos no tienen función dentro del ecosistema no es correcta, por lo menos no generalizada. Los ecosistemas suelen ser más flexibles de lo que pensaban los ecólogos hace pocas décadas.

En prados oligótrofos (es decir, con pocos nutrientes, sobre todo poco nitrógeno) a veces se considera un problema la vara de oro de Canadá (Solidago canadensis y Solidago gigantea) porque puede desplazar plantas raras como alguna orquídea. Hay que tomar en cuenta que esos prados oligótrofos existen solo gracias a la conomización o el cuidad. También los endrinos como planta autóctona pueden desplazar los prados oligótrofos mientras que un mosaico de endrinos y prados oligótrofos tiene mucho valor ecológico y ofrece espacio vital para muchos pájaros y mariposas. Ése mosaico existe solo si se cuida. Arrancar las varas de oro antes de que echen semillas tiene el efecto deseado de quitar nutrientes y así apoya este tipo de ecosistema. Una amenaza más seria para los prados oligótrofos son las inmisiones de nitrógeno que originan de las emisiones de coches e industrias.

A menudo los neófitos se expanden a lo largo de carreteras. Pero sería inocente creer que uno pueda intervenir en ecosistemas a través de la construcción de carreteras sin que cambie el espectro de la vegetación. Las plantas de las áreas no crecen a los márgenes de las carreteras. Así surgen sitios vacíos que toman otras plantas. Eso es un proceso completamente normal y natural. El hecho de que las plantas de al lado de las carreteras a veces entran en las áreas, en la mayoría de los casos no ofrece ningún problema serio para las plantas de allí. Y seamos honestos: Si la construcción de carreteras no conlleva ningún problema más grande que la expansión de algunas nuevas plantas, podemos estar felices. A los humanos nos gusta controlar la naturaleza, así queremos decidir cuáles plantas tienen derecho a vivir en cuál terreno. Eso corresponde al ego humano. La naturaleza va otros caminos.

Lo que se suele olvidar en ese debate en Europa es que también plantas europeas se expanden en otras partes del planeta. En América del Norte hoy en día la arroyuella (Lythrum salicaria) es frecuente. Hay quienes los combaten sin que haya argumentos razonables para eso. A menudo el discurso de los neófitos en Europa es igual de irracional. No podemos mantener Europa libre de influencias extraeuropeas ni otras partes del planeta de influencias europeas.

La riqueza de especies que ofrecen las superficies de uso agrario consiste en su mayoría de plantas introducidas.. La mayor parte no son neófitos, plantas llegadas después de 1500, sino arqueófitos, plantas llegadas antes. Ésas son aceptadas hoy en día como algo natural. ¿Por qué no podemos aceptar las plantas recién llegadas con el mismo derecho?

Mientras tanto también hay el punto de vista de darles a los nuevos una bienvenida. Sobre todo en el contexto del cambio climático muchas especies tarde o temprano ya no podrán vivir donde viven hoy, así habrá forzadamente cambios de los hábitats. La naturaleza no es estática. Cambios en los ecosistemas existen desde hace miles de millones de años, prácticamente desde que hay ecosistemas.

Polinización

Abejorro común en capítulo floral de un girasol

Para que una flor pueda hacer semillas, un grano de polen tiene que llegar al estigma. Hay plantas que se autopolinizan. Eso es más frecuente en ecosistemas isleños que en continentales. Otras plantas tienen mecanismos para evitar la autopolinización i así exigir una mezcla de genes.

Con la polinización, los no ecólogos suelen pensar en abejas domésticas. En verdad, ésas no son tan imprescindibles como se piensa. Las plantas silvestres no necesitan abejas domésticas para la polinización. Para plantas cultivadas, en cambio, pueden ser importantísimas.

Muchas plantas deben ser polinizadas para poder desarrollar semillas. Cada especie de planta tiene su manera específica de ser polinizada.

Algunas son polinizadas por el viento, lo que se llama anemofilia. La anemofilia se encuentra sobre todo entre gramíneas y árboles que se encuentran en gran número en su hábitat. Para la anemofilia, las plantas pueden ahorrar los mecanismos para atraer y compensar los animales, no necesitan ni pétalos llamativos ni néctar, por el precio de que un porcentaje mucho más pequeño del polen llega a un estigma de la misma especie. La anemofilia es eficaz entre plantas que crecen en grandes grupos de la misma especie.

Otras son polinizadas por animales, eso se llama zoofilia. Plantas zoófilas por lo general tienen flores coloridas para que los animales las encuentren fácilmente. Se puede decir que las flores son los órganos para el intercambio con los animales. Polinización en el caso de zoofilia suele ser ventajosa tanto para la planta como para el animal. Por lo general el animal recibe comida de la planta, a menudo néctar, a veces sólo parte del polen (que los insectos adultos no comen pero algunas de sus larvas sí).

Segun los animales polinizadores se puede distinguir más: La entomofilia es la polinización por insectos (abejas silvestres, moscas, escarabajos …), eso es el caso con muchas plantas, por ejemplo las Apiaceae (umbelíferas) suelen ser polinizadas por moscas o escarabajos.

Pino con polen transportado por el viento

Si los insectos polinizadores son abejas, se habla también de melitofilia. Muchas abejas silvestres están especializadas estrictamente a una o pocas especies de plantas. Las abejas sociales son generalistas y así polinizan también muchas plantas introducidas. Las obreras de las abejas sociales y las hembras de las solitarias cuando tienen cría, recogen polen para alimentar la cría, por tanto visitan plantas que no tienen néctar como la amapola y la adelfa, los machos no lo hacen, sin embargo transportan el polen de plantas que visitan por el néctar. Si son hormigas las que polinizan, se llama mirmecofilia, como es el caso con el chupamieles.

La ornitofilia es polinización por pájaros o aves, en el Mediterráneo según se sabe hoy sólo hay el altramuz hediondo y como planta introducida Aloe arborescens.

La saurofilia es la polinización por lagartos.

Algunas plantas se polinizan a sí mismas, ejemplos son los cultivos de trigo, cebada y avena.

A veces se encuentran todavía los nombres más viejos en -gamia en vez de -filia, como anemogamia, ornitogamia.