Ajo de oso

Ajo de oso (Allium ursinum; Alliaceae)

El ajo de oso es una hierba perenne en gran parte de Europa y el norte de Asia, frecuente en bosques donde florece en primavera y es el ajo silvestre más apreciado.

Las hojas se recogen (siempre asegurándose de que de verdad es ajo de oso y no, por ejemplo, lirio de los valles). Se ponen en ensaladas por su agradable sabor a ajo. Para conservarlas se hace un pesto de ajo de oso.

También los bulbos y las flores son comestibles.

Victorial larga

El nombre “ajo de oso” que ya se encontraba en latín y que se encuentra en unos cuantos otros idiomas, no tiene explicación clara. Posiblemente lleva el nombre por crecer en el bosque, el hogar de los osos.

Un uso parecido pueden tener las hojas de la victorial larga (Allium victorialis). Se le atribuyen propiedades medicinales parecidas sin haber sido investigadas.

Fitoquímica:

Aliina, aceite esencial, flavonoidesvitamina C.

Propiedades:

Como el ajo cultivado y otras especies de ajo silvestre, el ajo de oso es muy depurativo y desintoxicante.

También es antioxidante.

Tiene acción bactericida y por eso antiinflamatoria.

Es vasodilatador y así baja la presión y mejora la circulación en los tejidos.

Fomenta la digestión y combate la diarrea.

Ayuda contra el reuma.

Previene la arteriosclerosis.

La ingesta de ajo silvestre crudo aleja los mosquitos.

En uso externo se aplica contra exantemas en la piel.

En jardines actúa de repelente de insectos.

En uso externo ayuda contra afecciones de la piel y también mantiene alejados los mosquitos.

Preparaciones y usos:

Las hojas y flores frescas, también los bulbos en ensaladas.

Las hojas (y flores) en pesto.

Queso con hojas.

Jugo fresco de las hojas para uso interno y externo.

Decocción de las hojas: media taza de hojas en medio litro de agua, dejar hervir durante 15 minutos.

Hojas frescas para frotar la piel.

Contraindicaciones y advertencias:

A la hora de recoger ajo de oso, hay que saber distinguir las hojas de las muy venenosas del lirio de los valles: es fácil por el olor a ajo, además las hojas del ajo de oso se agrupan en rosetas mientras que las de esa planta se agrupan en pares. Las hojas de la victorial larga son mucho más parecidas a las de esa planta venenosa.

Personas con problemas con baja presión tienen que moderar el uso interno de ajo de oso.

Hay que tener en cuenta que después del consumo de cualquier ajo silvestre uno huele a esa planta.

Nombres en otros idiomas:

(cat.) all d’ós, all de bruixa, all bord, (eusk.) hartz-baratxuri, (pt.) alho-dos-ursos, (fr.) ail des ours, ail sauvage, (it.) aglio orsino, (in.) ramsons, bear’s garlic, (al.) Bärlauch, (ru.) черемша, (lat.) ALIVM VRSINVM

Comments are closed.